Postoperatorio de la Operación de Fimosis

postoperatorio-fimosis

Una vez que se ha realizado la operación de fimosis, se conduce al paciente a una sala en la que descansará un intervalo breve de tiempo hasta que se le dé el alta y pueda volver de nuevo a casa.

Además, antes de que abandone el hospital o centro médico, el cirujano u otro miembro del equipo le indicarán cómo debe realizar la limpieza y cura de las heridas de la operación en casa. Por último se marcarán las fechas de seguimiento y revisión para que no se produzca ninguna complicación indeseada.

Suelen recetarse medicamentos analgésicos para paliar el dolor y las molestias que implican este tipo de intervenciones. Una vez que el paciente realice su vida habitual en casa, es importante que cumpla punto por punto los cuidados que le ha explicado el equipo médico.

Cuidados postoperatorios de la operación de fimosis

Es muy importante mantener siempre limpia la zona del glande, de esta manera se evitarán las infecciones.

Es frecuente pensar que a la hora de orinar sentiremos dolor o que incluso sangraremos. Esto no es así, por lo tanto debemos desterrar este mito e ir al baño sin miedos ni preocupaciones. Sí que es necesario evitar que las gasas se mojen durante las 24 horas siguientes a la intervención y las secaremos en caso de que sea necesario.

Una vez que hayamos retirado la venda por primera vez, será necesario cambiar las gasas con una frecuencia diaria tras lavar la herida. Es necesario tener en cuenta que a la hora de quitar las vendas o gasas, algunas de ellas pueden estar pegadas por la sangre o el betadine, por esta razón se recomienda retirarlas en la ducha para que la humedad facilite el proceso.

Es normal notar el pene muy hinchado durante el postoperatorio de la operación de fimosis. Por esta razón situar el pene en alto el mayor tiempo posible, manteniendo el glande hacia arriba con el objetivo de reducir la inflamación. También puede aplicarse hielo usando un paño o toalla y nunca de forma directa.

Por la noche, al acostarnos, se suele recomendar tener un barreño o recipiente con agua fría cerca de la cama para utilizar en caso de que se produzca alguna erección durante la noche. Si esto sucede, habrá que introducir los pies en el barreño y esperar hasta que baje la erección.

Las erecciones durante los primeros días pueden ser muy problemáticas debido a que la tirantez puede provocar que se desprendan algunos de los puntos de la herida. Otras medidas para intentar hacer que la erección desaparezca pueden ser mojarnos las muñecas con agua fría o dar pequeños paseos por nuestra casa.

Las erecciones durante el postoperatorio de fimosis suelen ser un fenómeno muy temido por los pacientes que deciden realizarse esta intervención. Sin embargo es tranquilizador saber tan sólo un pequeño porcentaje de pacientes acaba en urgencias como consecuencia de estas complicaciones. El propio dolor que se siente en la erección suele hacer que ésta desaparezca de forma natural

En los primeros 14 días es necesario lavar cada día la herida de la operación con mucho cuidado para evitar posibles infecciones. Una vez lavada, se debe secar cuidadosamente y aplicar betadine con el pene al aire para que se seque de forma natural. Se debe tener especial cuidado en que no penetre suciedad o gel en la zona de la herida, por ello se recomienda que el lavado del pene se realice de forma independiente a la ducha completa.

Es necesario el uso de una gasa para poder proteger el pene de manera efectiva. Además, con el objetivo de reducir la inflamación, lo mejor es mantener el pene hacia arriba y utilizar calzonzillos ajustados para dificultar el libre movimiento del pene o los roces molestos que pueden causar mucho dolor.

Los puntos de sutura que se realizan durante la operación de fimosis son reabsorbibles y suelen desaparecer dos semanas después de la cirugía. En caso de que transcurrido este tiempo aún no se hayan desprendido, será conveniente acudir al médico para que los retire.

Es muy frecuente y normal despertarnos y observar algunas gotas de sangre en la gasa, esto es debido a las erecciones nocturnas que hemos tenido durante la noche sin ser conscientes de ellas.

En lo que respecta a las relaciones sexuales, se recomienda no tenerlas hasta 1 mes después de la operación ya que es posible que sintamos mucho dolor durante la erección. Tras este tiempo es posible volver a la normalidad en el terreno sexual. Muchos pacientes afirman que el rendimiento sexual mejora mucho tras una operación de fimosis.

Si durante toda la fase postoperatoria observamos que salga algún tipo de líquido (blanco o amarillo) de la herida, puede ser síntoma de infección. En ese caso debemos ponernos en contacto lo antes posible con el equipo médico para tener una revisión.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies