Parafimosis: Causas, Síntomas y Tratamiento

La parafimosis debe de ser tomada como una urgencia médica y a acudir lo antes posible a un centro hospitalario. La parafimosis se puede producir como consecuencia de una complicación de la fimosis o un síntoma posterior de la misma. Al sufrir parafimosis, el prepucio se retrae dejando la piel debajo del glande y no permitiendo al prepucio volver a su posición inicial.

La consecuencia de esta complicación es la aparición de edemas junto a dolor intenso en la zona. Además, se puede producir una disminución del flujo de sangre al pene llevando a provocar problemas de irrigación sanguínea que pueden provocar necrosis en el peor de los casos y aumentar el riesgo de infecciones.

Causas de la parafimosis

  • Muchas veces la parafimosis ocurre tras realizar una manipulación del pene incorrecta en un procedimiento médico. Suele ocurrir cuando se realiza una endoscopia o tras colocar una sonda de Foley (tubos flexibles de latex que se pasan a través de la uretra y llegan hasta la vejiga con el objetivo de realizar un drenaje de la orina).
  • En otras ocasiones la parafimosis puede ser la consecuencia de no devolver el prepucio a su posición tras asear el pene o realizar actos sexuales.
  • La parafimosis también puede ocurrir tras sufrir una infección o una Balanitis (inflamación del glande con enrojecimiento de la zona acompañado de dolor)

Síntomas de parafimosis

La parafimosis presenta varios síntomas que debemos de observar:

  • Decoloración en la punta del glande
  • Episodios de fiebre elevada sin motivo aparente
  • Se hace imposible la colocación del prepucio en su posición habitual
  • Imposibilidad de orinar o eyacular a causa de la presión ejercida y al cierre del canal

La característica más visible de la parafimosis es la inflamación del pene, ocasionado por la constricción del prepucio en la base del glande. Este estrechamiento provoca a su vez más constricción y se crea un problema en el cual la inflamación crea más inflamación.

El paciente comienza a sufrir mucho dolor y el glande puede empezar a decolorarse como consecuencia del poco riesgo sanguíneo debido a la presión y la inflamación.

Prevención de la parafimosis

Para prevenir la parafimosis y no tener estas complicaciones, la principal recomendación es realizar una operación de fimosis, también llamada “circuncisión” en caso de sufrir fimosis. Por ello te recomendamos que vigiles los síntomas de la fimosis y en caso necesario acudas a un profesional que valore si es necesaria la intervención.

La operación de fimosis es una intervención muy sencilla que debe ser realizada por un urólogo. La operación no dura mucho tiempo y la recuperación es muy sencilla, siempre que se sigan los consejos y recomendaciones del médico especialista. Como hemos comentado, la operación de fimosis es sin ninguna duda la mejor forma de prevenir la parafimosis. Tras esta intervención es completamente imposible sufrir parafimosis debido a que se elimina la piel que recubre el pene.

Tratamiento de la parafimosis

El tratamiento principal de la parafimosis consiste en devolver el prepucio a su posición habitual. En este caso un médico especialista o un urólogo realizará una manipulación de la piel y efectuará movimientos progresivos del glande y el prepucio hasta recolocarlo en su posición anterior.

Antes de realizar esta manipulación, será necesario reducir la inflamación del glande en la medida de lo posible mediante masajes con paños húmedos o incluso realizando un drenaje de líquido. Toda esta situación suele producir un grado de dolor elevado en el paciente, por esta razón es frecuente que el especialista aplique anestesia local para evitar sufrimiento innecesario en el paciente.

En ocasiones se puede tratar de rebajar la hinchazón con hielo. El procedimiento consiste en aplicar bolsas de hielo con mucho cuidado sobre la zona afectada. Hay que tener especial cuidado en no exceder el tiempo de contacto del hielo con la piel para que no se produzcan quemaduras.

Cuando la inflamación es muy grave, suele aplicarse una inyección de hialuronidasa (enzima utilizada para reducir la inflamación) o bien se puede realizar una incisión con el fin de drenar y rebajar la compresión.

En casos tremendamente extremos será necesario realizar una prepucioplastia con el objetivo de reducir el abultamiento. Se trata de una operación que consiste en realizar una incisión lateralmente en el prepucio utilizando un bisturí eléctrico para cauterizar de inmediato, minimizar el sangrado y evitar tener que poner puntos.

También se suele aplicar algún tipo de crema o lubricante para facilitar todo el procedimiento.

¿Qué hacer en caso de sufrir parafimosis?

En caso de presentarse uno o varios de los síntomas antes descritos para la parafimosis, recomendamos acudir a un centro médico con el fin de evitar complicaciones posteriores que puedan requerir una intervención de urgencia.

Lo más importante es tratar la enfermedad cuanto antes tras percibir las primeras señales de alarma. De esta manera se incrementan muchísimo las probabilidades de recuperación total del paciente.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies