Fimosis en adultos: Síntomas y Tipos

¿Qué es la fimosis en adultos?

La Fimosis en adultos se produce con relativa poca frecuencia y sin embargo llega a comprometer seriamente la calidad de vida de los hombres que la sufren.

Hay diversas causas que producen la fimosis en adultos:

  • Infecciones micóticas o fúngicas (hongos): Se trata de enfermedades muy frecuentes y contagiosas que tienen un gran porcentaje de curación cuando se realiza un tratamiento adecuado.
  • Traumatismos repetitivos: Pueden ocasionar malformaciones en la piel del pene que impidan su retracción habitual
  • Diabetes y esclerosis múltiple: Se trata de dos enfermedades de curso crónico con tendencia a resecar la piel. Esto impide la lubricación habitual que permite la liberación del glande. En concreto la Diabetes (de tipo I y II) está muy vinculada a la aparición de fimosis en adultos, especialmente en aquellos pacientes que no hayan tenido un control exhaustivo. El vínculo diabetes-fimosis se produce como consecuencia del incremento de infecciones en el glande y el pene que modifican la estructura habitual de la piel del prepucio y favorece la aparición de estrechamientos en forma de anillo

Todas estas patologías provocan que la piel del prepucio pierda parte de su elasticidad habitual en la edad adulta.

El mecanismo que produce un problema de fimosis en el adulto provoca una dificultad en la retracción de la piel del prepucio. Además, puede cursar junto a otros problemas como son las infecciones frecuentes o la parafimosis. También puede producirse un incremente de las probabilidades de sufrir un cáncer de pene debido a las consecuencias de la acumulación de diversas sustancias en el interior del prepucio.

Diversos estudios también sostienen un descenso en las enfermedades de transmisión sexual en algunas poblaciones del continente africano tras haber aplicado una operación de circuncisión a los hombres.

Síntomas de la fimosis en adultos

Cuando la fimosis presenta un grado alto de afección, se puede producir complicaciones cuando el adulto micciona, debido a que el diámetro de apertura es demasiado pequeño y dificulta la salida de orina. Un problema derivado de la retención de orina consiste en el incremento de infecciones urinarias.

En otros casos moderados, puede producirse un aumento de sustancias expulsadas durante la eyaculación, sudoración o micción que provocan un incremento de infecciones e inflamaciones.  Estas complicaciones pueden derivar en problemas de piel asociados a cáncer de pene en el peor de los casos. El carcinoma epidermoide es un cáncer asociado a la acumulación de sustancias en los surcos del glande.

Otros pacientes pueden comenzar a sentir que una parte del prepucio se inflama y se enrojece. La piel aún puede retraerse con cierta dificultad y llegan a formarse cortes y estrías muy dolorosos. De manera progresiva la piel comenzará a cerrarse impidiendo la retracción y la realización del acto sexual.

Algunos pacientes perciben un blanqueamiento de la  piel del prepucio. Además, notan una pérdida de elasticidad  que favorece los desgarramientos.

En otros casos, los pacientes notan que la piel del prepucio se va haciendo blanquecina, pierde elasticidad, se desgarra con facilidad y se retrae provocando la fimosis.

Enfermedades asociadas a la fimosis en adultos

Diversos estudios sostienen que los varones que sufren de fimosis, tienen mayores probabilidades de sufrir la infección vírica del virus del papiloma humano (VPH). Se trata de una enfermedad de transmisión sexual que suele carecer de síntomas y tener un curso temporal ya que el sistema inmune logra destruir el virus en pocos meses. Las verrugas genitales suelen ser el síntoma más común y algunas variantes de la enfermedad se vinculan a casos de cáncer de cuello uterino.

Para llevar a cabo el estudio realizaron una comparación de la piel de pacientes con y sin fimosis. Los resultados concluyeron que el 46% de las muestras de piel de pacientes con fimosis presentaban infección por el Virus del Papiloma Humano.

Tipos de Fimosis en adultos

Cuando hablamos de la fimosis en adultos podemos encontrar 3 tipologías:

  • Fimosis puntiforme: El orificio del prepucio presenta un diámetro muy pequeño y casi imperceptible. Sin embargo la piel de alrededor tiene un aspecto y grosor habituales.
  • Fimosis cicatricial o anular no retraible: Encontramos una piel engrosada alrededor del orificio prepucial. Habitualmente es la consecuencia de una balanopostitis (inflamación del grande y de la piel del prepucio de manera simultanea).
  • Fimosis anular: En este tipo de fimosis en adultos agrupamos los casos que no se aplican a ninguno de los otros dos grupos. En este caso el prepucio se encuentra estrechado y resulta muy difícil su retracción.

Otra clasificación habitual para la fimosis en adultos es hacer referencia a su etiología. Así podemos dividir las afecciones de fimosis entre aquellas que tienen origen congénito frente a otras adquiridas durante el desarrollo. Por lo tanto una fimosis adquirida es aquella que se presenta en un momento de la vida de un adulto cuando previamente no la había sufrido.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies