¿Cómo sé si tengo fimosis?

como-se-si-tengo-fimosis

Hablamos de fimosis cuando la piel que rodea el glande es estrecha y no puede bajar con facilidad para dejarlo al descubierto. En torno al 2% de los hombres padecen fimosis y cada día aparecen mucho más casos.

Se trata de un problema que puede causar mucho sufrimiento tanto físico como psicológico en el que muchas personas sienten más dolor mental debido a la pérdida de confianza que genera el hecho de no poder retraer el prepucio durante el acto sexual.

A la hora de saber si tienes fimosis, es importante detectar la presencia de alguno de estos síntomas:

  • Te resulta muy dificultoso dejar el glande al descubierto
  • Sientes dolor cuando intentas bajar la piel que rodea al glande
  • Sientes dolor durante al tener relaciones sexuales
  • Notas que el prepucio se te inflama cuando orinas
  • Necesitas emplear un gran esfuerzo durante la micción y notas una disminución de la intensidad del chorro de orina.
  • Notas mucho dolor cuando tienes una erección
  • Sientes picor en el prepucio o incluso la presencia de placas blancas que son consecuencia de no tener una buena higiene.

La fimosis en adultos suele causarse de forma general como consecuencia de una serie de infecciones a raíz de una higiene poco adecuada o por complicaciones durante la niñez. Si el prepucio es retraído con mucha fuerza durante la infancia, se pueden provocar daños en su estructura y desarrollar la fimosis.

En base a estos puntos, no te resultará complicado saber si tienes fimosis. Tú mismo podrás comprobar y percibir si la piel del prepucio se retrae con facilidad o por el contrario sientes dolor y dificultad.

¿Qué debo hacer si tengo Fimosis?

Si detectas por ti mismo alguno de los puntos que hemos visto con anterioridad, es posible que tengas fimosis. En ese caso es necesario que acudas a un especialista que pueda ofrecerte un diagnóstico definitivo junto a posibles alternativas.

Muchas veces la presencia de fimosis no es demasiado problemática y es posible resolver el problema mediante la realización de algunos ejercicios pautados por el urólogo junto a la aplicación de cremas y pomadas.

Ejercicio de estiramiento del anillo fimótico

Se deben insertar los extremos de dos dedos en los lados internos de la abertura del prepucio y comenzar a separarla suavemente. Se debe sentir cierta incomodidad pero no hay que forzar ni llegar a provocar dolor.

La posición debe mantenerse durante 30-60 segundos para posteriormente relajar la piel y volver a repetir el proceso. Lo ideal es seguir realizando estos estiramientos durante 15 minutos dos veces al día.

Ejercicio de tirar hacia atrás

En caso de que el prepucio sea muy fuerte y el ejercicio de estiramiento del anillo no resulte efectivo, será necesario simplemente tratar de retirar el prepucio hasta donde podamos y siempre deteniéndonos ante la menor sensación de dolor.

La posición de estiramiento debe mantenerse durante al menos 2 minutos para luego dejarla suelta. El proceso hay que repetirlo nuevamente durante un período de 15 minutos un par de veces al día. Es más sencillo y eficaz realizar este ejercicio con el pene erecto.

Si se cuenta con los recursos adecuados, hay grandes probabilidades de tratar la fimosis en tu propio hogar sin necesidad de recurrir a un procedimiento quirúrjico. Ésta puede ser una solución ideal para personas que sienten vergüenza de su condición y evitan acudir al doctor por miedo a que les recomiende una operación de fimosis no deseada.

En aquellos casos en los que el estrechamiento no puede resolverse con estos procedimientos, será necesario extirpar el prepucio sobrante mediante la realización de una operación de fimosis. Sin embargo, no debemos olvidar que en algunas ocasiones muchos médicos deciden realizar la circuncisión sin ser completamente necesario y ocasionándole un sufrimiento y un gasto innecesario al paciente.

¿Qué problemas puedo tener como consecuencia de la fimosis?

La función del prepucio es envolver el glande y protegerlo. Es de suma importancia mantener esta zona higienizada de forma diaria. Si por culpa de tu fimosis no puedes llevar a cabo estos cuidados, es posible que se produzca una acumulación de escamas de la piel en esta zona junto a suciedad que pueden derivar en infecciones de orina, balanitis e incluso cáncer de pene.

¿Cómo distingo la fimosis del frenillo corto?

En la parte inferior del orificio de salida de la orina, el prepucio se une a una zona estrecha de piel llamada frenillo. En ocasiones el frenillo es más corto de lo normal y provoca tirantez durante la erección o al bajar el prepucio. En caso de que resulte muy molesto, el cirujano puede realizar una sencilla incisión para la que es necesaria únicamente la aplicación de anestesia local.

También es muy común que en algunas ocasiones el frenillo se rompa durante la actividad sexual y sangre. En caso de que esto ocurra, es necesario presionar la herida con firmeza hasta detener el sangrado.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies